octubre 4, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

Sobre la instrumentalización de la imagen de Monseñor Romero.

En el marco de la propaganda electoral de las próximas elecciones presidenciales del 2019, Dios se ha convertido una vez más en un instrumento de propaganda barata de parte de algunos políticos en El Salvador.

Después de tantos fraudes y ofensas a la inteligencia del pueblo salvadoreño, sigue siendo actual durante los comicios usar la fe y la ingenuidad de una parte de la población para atraer votos profesando devoción a la religión mayoritaria y expresando admiración por Monseñor Óscar Arnulfo Romero, quien fue martirizado por los correligionarios de quienes hoy pretenden usar su nombre para sus propios intereses.

Como pueblo salvadoreño somos libres de profesar la fe en la que hayamos creído, ya sea católica o protestante, así como también el ateísmo, y debemos tener siempre presente que nuestra  clase política subestima la inteligencia del pueblo enalteciendo la fe a la que pertenece la mayoría de la población, con el objetivo de obtener sus votos.

A la hora de marcar la papeleta dejemos a un lado la religión y la fe que profesamos y emitamos un voto desvinculado de toda demagogia política, tomando en cuenta que quien nos adula nos está viendo la cara de ingenuos; nuestros políticos deben entender que el pueblo está cambiando y deben dejar de hacer propagandas ridículas que ponen en vergüenza a El Salvador frente a la política internacional, pues en los países políticamente bien estructurados no usan la sensibilidad religiosa para persuadir a los votantes, sino más bien presentar un plan de gobierno concreto que traiga soluciones a las problemáticas del país, y los argumentos religiosos son una prerrogativa de sacerdotes y pastores evangélicos que en el caso de El Salvador hay hasta más de la cuenta.

Es lamentable que los políticos salvadoreños se dirijan al pueblo como un padre de familia que promete a sus hijos que si se portan bien, Santa Claus les traerá en Navidad el juguete que han pedido.

Alejandro López

Colaborador Heraldo SV Digital