noviembre 28, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

Resultados electorales, primera mirada

La victoria de Bukele se vía venir, no solo por la tendencia de las encuestas, también por el rumor que se escuchaba por todos lados de la gente que deseaba de verdad, parafraseando a Dagoberto Gutierrez, » cortarle la cabeza a la otra serpiente «.

Dos fechas  marcan el hito del nuevo escenario en El Salvador, el 4 de marzo 2018 y el 3 de febrero 2019; no cabe duda que las sociedades son cambiantes, se dice que en El Salvador no existe en sí  el bipartidismo, sin embargo, en los últimos 30 años, con alianzas con partidos pequeños, Arena y el Fmln  controlaron el aparato del Estado, todo.

Parecía que el país estaba condenado a seguir bajo las malas administraciones de esos dos partidos, e incluso, de no haber sino por la expulsión de Bukele del fmln y si la cúpula hubiera negociado  su candidatura, es posible que en todos los rotativos de este día la noticia fuera, » Fmln resultó ganador con su candidato Nayib Bukele «; y eso pudo haber sido señal de  la continuación del oligopolio electoral.

Sin embargo, la cúpula del fmln decidió dejar fuera a Bukele de las candidaturas y consolidar sus negocios, el vínculo de Bukele con el fmln era político  y empresarial, no sé en que medida lo segundo lo sigue siendo; pero lo cierto es que El Salvador está entrando a una etapa  nueva, un viento nuevo, sin hacerno ilusiones que todo va a cambiar y que las desigualdades van a superarse en estos cinco años.

Sin embargo, es de considerar, que las estructuras del Estado deben modernizarse, y la llegada de Bukele y sus amigos empresarios, puede abrir una ventana para impulsar otro rostro del país.

No será fácil, los primeros dos años el nuevo gobierno tendrá que negociar con todos los partidos en la Asamblea Legislativa, si bien es cierto que Arena puede perder diputados en esta lucha interna que se avecina,  ( teóricamente es posible que algunos se hagan independientes a raíz de la guerra interna), y el fmln, a pesar de la clara derrota electoral, no le entregará sus votan sin antes condicionar a Bukele.

En este juego de la tímida democracia en El Salvador, es necesario comprender la necesidad de apoyar la modernización, pero también estar muy atentos para que el nuevo gobierno cumpla la mayor parte de lo prometido; pero eso no es cosa del otro mundo, lo interesante de esta nueva ventana en El Salvador, es la posibilidad de reforzar o apoyar movimientos políticos con espíritu transformador, fomentar el crecimiento político, pera que en  las próximas votaciones, exista calidad de pensamiento y propuestas, evitar que el partido Nuevas Ideas se convierta  en una máquina de hacer alcaldes y diputados.

Ya se habla de esas próximas votaciones, mi temor es que se caiga en la lógica de vivir de votaciones en votaciones y perder el rumbo de luchar por transformar el país, cuyas simientes tendrían que ser la auto-organización y lucha, por ejemplo en temas ambientales, de los cuales se habló poco o nada en la campaña.

La lucha por una mejor calidad de vida pasa por garantizar  lo básico en los hospitales, que bajen los precios de la canasta básica, seguridad  y dejar de formar tecnicos en las universidades que solo pretenden tener un sueldo y no pensar por el país.

Esperemos que los oportunistas dentro de las fuerzas que han apoyado a Bukele no se conviertan en argollas de poder, esperamos que Bukele escuche a la gente y tenga la humildad de corregir los errores, la población le ha dado una gran misión, él sabe que estará bajo los ojos de muchos, y así como democraticamente lo eligieron presidente, también, siendo líder de Nuevas Ideas, impulse la democratización interna y se termine la practica de elegir de dedo a los conductores de ese vehículo político.

También debe recordar Bukele, que cinco años pasan rápidos o pasan lentos, según el trabajo que se haga, las expectativas son muchas, no podrá complacer a todos los sectores, pero lo importante es que se mantenga del lado de la gente pobre y demuestre con hechos el desmontaje paulatino del neoliberalismo que tanto daño ha generado al país.