octubre 7, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

Europa: Una guerra de mercados.

Con algunas excepciones, pero cuando las oligarquías y bloques trasnacionales ansían más ganancias, ordenan a los gobiernos que inventen conflictos, los gobiernos dan instrucciones a los ejércitos y los ejércitos disparan, en ambos bandos, las muertes las ponen los pueblos.


RUSIA/UCRANIA/EEUU: Una guerra de mercados.

Jandres JS (Escritor y poeta salvadoreño residente en Italia)


Tres premisas antes del jugo del análisis:


1- No estoy a favor de ningún imperio.

2- Mi solidaridad a los pueblos del Este de Europa, para el continente europeo.

3- Es un punto de vista en desarrollo, no es ni definitivo ni la verdad absoluta.


Posiblemente, este texto sea leído por ciudadanas y ciudadanos de origen ucraniano o Ruso; es probable que algunos consideren que ignoro lo que pasa en Ucrania o que no tengo derecho a opinar, la sensibilidad en esas zonas del planeta es palpable,  mi intención no es herir sensibilidades; ciertamente ignoro muchas cosas.


Tengo 21 años de vivir en Italia, y la vida no es solo trabajar, también comprender la sociedad donde estamos y aprender de las circunstancias y las personas; leer es una de mis pasiones, y lo que está pasando en el este de Europa (Ucrania) es algo que he venido estudiando desde el 2014, me gusta leer la opinión de las personas que viven en esas zonas de guerra para entender sus puntos de vista y el enfoque contextual.
Soy hijo de la guerra, crecí en una largar guerra civil y comprendo profundamente el significado de las metrallas, estallidos de bombas, muertes, terror y perplejidad.
A ver, la retórica de Rusia es «recuperar con su incursión militar» lo que el gobierno considera de ellos, según la lectura que ellos hacen de la historia, le suman el derecho a salvaguardar sus fronteras de la avanzada del llamado «occidente»; bajo el hecho concreto del primer ataque a escala nacional en territorio ucraniano, gran parte de la ciudadanía rusa no sale de su asombro, se veía muy posible, pero no tan rápido, existe tensión en la gente de ambas fronteras, aflicciones naturalmente comprensibles.
Desde el otro lado, el gobierno de Ucrania considera que son libres en elegir con quienes aliarse, y ven en la OTAN y EEUU la salida adecuada a sus crisis internas en la economía, la gente que apoya al gobierno actual, sostienen que el «occidente» les ayudará en salir triunfadores de esa guerra que inició abiertamente el 2014 en Crimea, son ocho años de guerra a baja intensidad, el 21 de febrero 2022 dos regiones que se habían autoproclamado independientes (Donetsk y Lugatsk), fueron reconocidas por Rusia, sin embargo, los ataques informáticos, cortes de gas, muertes, entre otros, han sido parte de la guerra híbrida generalizada.
El asunto es que el conflicto estalló hoy con el salto cuantitativo y cualitativo de Rusia hacia la consolidación de sus intereses, la preocupación se ha elevado en todos los sentidos, los mercados tradicionales sufren sismos (gas, petróleo, minerales, etc) y las criptomonedas, las inflaciones, el nerviosismo comercial aumenta; sin embargo, en todo este aparente caos, hay grupos que ganan.
Claro que la ciudadanía ucraniana se encuentra en el primer plano de las víctimas, en segundo lugar las personas que habitamos en la Unión Europea, que dicho sea de paso, antes de este estallido de guerra, ya habían aumentado las facturas de luz y gas en los hogares.
El «occidente» le está aplicando más sanciones a Rusia, y vendrán otras, pero parece ser que Rusia hace como si eso no le importara, deja entre ver, que  ya tenía bien planificado esta operación militar, y sospecho que luego de consolidar Donetsk y Lugatsk  marcharán hacia kyiv (Kiev), es posible que dejen bajar las aguas.
Esta etapa de regionalización es parte de la nueva recomposición del nuevo orden mundial, en el cual, Rusia, China e Irán son actores principales, a ese bloque le llamaremos Euro-Asiático; no me extrañaría, basándome en las declaraciones diplomáticas de China, que Rusia confía en vender gran parte de sus productos a ese mercado y además, recibir préstamos de China, esa alianza Euro-Asiática está mirando el futuro próximo para ir creando un mundo multipolar en todo sentido, incluso, en una nueva codificación del flujo financiero, recordemos que hasta el momento toda transacción virtual y uso del dólar como referencia, pasa por el filtro de EEUU, por eso el «occidente» puede congelar cuentas de bancos, activos e inversiones de millonarios Rusos, rompiendo esos códices, el poder del dólar y el control de los circuitos financieros de EEUU quedaría fuera de la nueva galaxia del mercado global.
China y Rusia son imperios que están aprendiendo a juntar fuerzas, todo imperio necesita de recursos naturales y de mercados en el sistema capitalista depredador que gobierna el planeta, Rusia busca la hegemonía, eso es claro, ser parte de los grandes para repartirse el mundo.
Por el otro lado está el famoso «occidente», término acuñado en la guerra fría, lo conforman la Unión Europea, pero no toda, los países de primer y segundo círculo, es decir, Alemania, Francia, Italia, Bélgica, etc. los países menos ricos de la Unión Europea no, tales como Rumania, Polonia, etc. en Asia Japón es parte del bloque occidental, Australia, Canadá y EEUU, ellos son; todos los demás países, son parte de la esfera de influencia del poder de occidente, pero son países periféricos o colonias.
Para ponerlo en contexto, China tiene sus colonias en Asia creada por el collar de perlas y ya está invirtiendo en África y América Latina, Rusia tiene sus colonias cercanas y llegó a Siria y África también.
No es choque de civilizaciones, no es guerra de ideologías deferentes, nada de eso, es la guerra voraz del capitalismo digital, financiero y tradicional para adueñarse de los territorios, porque en los territorios están los recursos naturales y las rutas de las mercancías.
Por eso Ucrania es geopolíticamente importante, es el puente entre el bloque Euro-Asiático y el occidente.
Surge una pregunta: Por qué nos estalló en la cara esta guerra en Ucrania?;  por un lado, por el fracaso de la diplomacia, por la ambigüedad de la Unión Europea y la permisividad de EEUU.
En esta fase de la historia, la Unión Europea demuestra una falta total de liderazgo, basta ver brevemente como está cada gobierno que conforma la UE, una triunfante ambigüedad y burocracia política impresionante y una sumisión a EEUU; es grave lo que pasa en UE, porque las facturas de esta guerra la pagaremos las y los trabajadores, indiscutiblemente.
Estamos frente a una guerra de mercados, guerra de posiciones económicas, una medición de fuerzas en todos los sentidos, y es una gran ocasión para hacer negocios, claro, los consorcios de las armas, tecnología, los bancos, etc. no ven la hora que salgan guerras para vender, por eso EEUU también es ambivalente en sus decisiones, por eso las sanciones son suaves, porque, si Rusia dejara de vender gas a la UE, petróleo, minerales y un largo etcétera, sería la oportunidad histórica para EEUU de hacer grandes negocios y dinamizar su economía, es de aclarar que productos como el gas, la UE lo compraría más caro, y quien pagará ese aumento?; las y los consumidores finales, siempre es así.
¿Tendrá fin la guerra? Quiero creer que si, pero temo que es un experimento a gran escala, una obscuridad se apodera de Europa… siempre anhelamos la paz, la paz verdadera e integral. No a la guerra!!

Continuará…