septiembre 30, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

Hacia una política salvadoreña pos-fmln y pos-arena

Hacia una política salvadoreña pos-fmln y pos-arena.

( imagen tomada de internet verne-El País )

El título de este artículo no indica el fin de esos dos partidos electorales que hegemonizaron las estructuras de poder en El Salvador, todavía tienen poder en los aparatos del Estado y la súper-estructura, pero se irá desvaneciendo en la medida que la nueva fuerza electoral de Nuevas Ideas llegue a la Asamblea, y no solo, elijan funcionarios de la Sala, procuraduría, corte de cuentas, fiscal, etc.

Esto no hay que leerlo como que la nueva fuerza electoral de Nuevas Ideas sea mejor, es, otra fuerza con deseos de hegemonizar la política y concentrar poder, como todos los grupos existentes, desde el PCN hasta nuestros días con el crepúsculo del fmln.

La política pos-fmln y pos-arena, enmarca una nueva etapa en el país, el movimiento que le dio vida al clan Bukele, logró romper tabús que se consideraban insuperables, pero hay estigmatizaciones y arquetipos que tienen que superarse en el subconsciente de la gente, tales como. El fmln es izquierda ( falso ), Bukele sacará de la pobreza El Salvador ( falso ), arena es el partido de la oligarquía ( falso ), el partido electoral Nuevas Ideas no tiene ideología ( falso ), y otras cosas que revolotean en la cabeza de muchas personas.

El huracán Nuevas Ideas es quien se lleva el mérito de haber golpeado a muerte el proyecto bipartidista del bloque arena-fmln, y ese derrumbe nos conduce a la posverdad, es decir, abre una nueva ventana de las perspectivas en El Salvador, en el cual, los partidos de derechas siguen siendo los que parcan el paso en la política, incluyendo al fmln, porque las personas no son lo que dicen ser, sino, lo que hacen; la cúpula del fmln ha venido repitiendo como mantras que ellos son la única izquierda, a tal punto que mucha gente lo ha creído y otros lo ven a sí por conveniencia, por ejemplo, Bukele condenó a la derecha de arena y a la izquierda, que según él, es el partido electoral fmln, a nivel publicitario le resultó muy bien, tanto es así que hablar de izquierda es como mencionar al demonio, porque la gente asocia izquierda-fmln, en una muestra de pereza total por querer profundizar en las cosas.

Ahora bien, miles de militantes y afiliados del partido electoral fmln son de izquierda, principalmente los que no han saboreado los buenos salarios y puestos de poder, porque hemos visto, que cuadros medios y los llamados dirigentes, llevan en su corazón las ganas de ser ricos en sí y para sí, demostrado en los 10 años en el gobierno y en todos los años que llevan en la Asamblea Legislativa la ambición por el dinero y el control político.

En las directas facebook escucho decir a sus militantes, que » si, se cometieron errores «, stop, sin un análisis profundo del por qué de la debacle de ese partido, la esencia de las cosas es que las estructuras que han venido conduciendo ese asunto, nunca pensaron en cambiar el país, pero sí, cambiar sus condiciones individuales materiales; la misma fenomenología del partido electoral Nuevas Ideas.

En otras palabras, el fmln electoral no tiene nada que ver con el otro fmln que hizo la guerra; al terminar la guerra, nace un partido por decreto, llamado fmln, con la intención de administrar el neoliberalismo, con la caricatura de querer humanizarlo, como quiere hacer ver el clan Bukele en la actualidad, pero resulta que una bestia tan grande no puede ser derribada por quienes la alimentan.

La justicia en temas de las masacres y violaciones humanos del ejército salvadoreño y algunos elementos de algunos grupos del fmln guerrillero, esa justicia, se aplaza, porque no les conviene a los adultos mayores enquistados en arena y fmln, esa justicia se posterga en un espacio que le podemos llamar » justicia de la memoria histórica atemporal «, vendrá otro momento en el cual, cuando ya no estén vivos los protagonistas de la guerra civil, salgan a la luz los actores intelectuales y materiales de las matanzas hechas por el ejército gubernamental de esa época y personas de algunos grupos que conformaron el fmln guerrillero.

Luego de las votaciones del 2021, El Salvador entrará en algo que denomino » transición política «, que enmarca los pasos que irá profundizando el partido que será hegemónico ( NI ) y sobre la mesa los temas de siempre, los que nunca se resuelven: Pobreza, salud, seguridad, educación, inversión, modernización, etc.

Sobre esa base, iremos midiendo el termómetro, y las huellas del grupo de poder que pretende controlar la súper-estructura por medio de los instrumentos de dominación ideológicos ( educación y salud ) ya se van observando que son, esas huellas, las versiones modernas de arena; los problemas estructurales, las injusticias sociales, la violencia del modelo económico, la violencia por la falta de salud digna, etc. son pistas que nos hacen pensar, que a pesar de tener el partido electoral Nuevas Ideas, brillantes personas que las vemos en esta precampaña, gente inteligente, principalmente los que no son apoyados por la cúpula de Nuevas Ideas; pero que lamentablemente, aún logrando llegar algunos de ellos a la Asamblea Legislativa, no podrán, por ley de gravedad política, levantar las condiciones paupérrimas de la población, porque no basta con tener buenas ideas y el control de todos los aparatos del Estado, cuando la población no ha asimilado su compromiso histórico, cuando la población aún vive en la cultura de buscar y seguir caudillos y no sus ideales.

En pocas palabras, mientras no exista organización popular no-esclava a los partidos electorales, mientras la gente no defienda sus derechos y deje de pensar que el  gobierno le va resolver todos sus problemas, en esa medida, todo intento quedará ahogado por las ganas.

La  «fase transicional de la política salvadoreña» será un paso hacia adelante en la medida que surjan fuezas progresistas que no tengan vínculos con el fmln, personas organizadas que hagan lo que digan, que vivan como progresistas y su ejemplo de ética sea un motor para plantear la posibilidad que fuerzas de izquierdas surjan por el horizonte, nuevas, frescas y con la cabeza en los hombros, que a lo mejor ni se llamen de izquierda, pero sí, se comporten como tales.

La etapa de la » transición política » se frustraría, en la medida que el partido electoral Nuevas Ideas, como la versión actual de las derechas,  sigan cometiendo errores y las supuestas corrupciones en las estructuras del Estado, si al clan Bukele se le escapa del control su criatura, se corre el riesgo, que el país se empantane y los cadáveres del fmln-arena no terminen de desaparecer, al contrario, si la nueva fuerza hegemónica del partido de la familia Bukele se comportan en tan poco tiempo como los mismos de siempre, eso podría generar un efecto dominó, la avalancha de personas que dejen de creer en Nuevas Ideas como su partido de salvación nacional; los errores del gobierno y de Nuevas Ideas, pueden ser el combustible de los partidos fósiles para que sigan jugando con sus cuotas de poder, de suceder ese panorama, todo este análisis lo tendríamos que volver a publicar dentro de unos 10 ó 15 años, mientras surja otra situación política, otro ciclo de ganas de cambios.

Jandres JS