octubre 7, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

Tres años de gobierno.

Cinco minutos para pensar. El Salvador.

No podremos abordar todos los detalles ni hacer un análisis profundo de la evalución de los tres años fundamentales para el gobierno de El Salvador, los dos años que faltan son importantes también, pero dadas las perspectivas de reelección y que el próximo año es pre-votación, vemos, que estos tres años son un marcador clave, incluso para los siguientes pasos del actual grupo gobernante.

En esta ocasión tomemos solo un argumento, sin profundizarlo tanto, el tiempo de lectura es corto y hay que aprovechar al máximo que usted nos está leyendo.

Vamos a ver!

Régimen de excepción:

En base al artículo 29 de la Constitución Política de El Salvador, en la madrugada del domingo 27 de marzo 2022 el presidente de la República firma el Estado o Régimen de excepción para un mes y luego su prórroga para otro; en vista de la sorpresiva alza de asesinatos el día 24 de marzo de 14 homicidios y el día 25 de 62 asesinatos, cifras jamás vistas en el contexto de la guerra social en El Salvador que inició a principios de los años 90s.

El periódico El Mundo decía esto:

El presidente anuncia esto en twitter.

Se inician a contar cifras, el presidente del país lanza sus anuncios de los resultados de su plan de emergencias.

Pero hay un tuit que nos da una pista del fin del régimen de excepción, es un dato que lo hace oficial el presidente de la República de El Salvador, y eso indica, que, mientras esos 70 mil pandilleros no dejen de circular libremente en el país, no podremos decir que estamos libres de pandillas, es un candado para el mismo gobierno, porque si cierra la cifra en menos de ese número, dejará entender que siempre la población será victima de las pandillas, leamos la publicación oficial.

Los medios de comunicación del grupo gobernante siguen la misma línea, leemos las disposiciones legales, el número creciente de detenciones, el despliegue nacional del ejército y la pnc, capturas a cantidades industriales, en esos días leemos esto.

El tema cruza fronteras, y el presidente plantea otro concepto de los derecho humanos, para sus seguidores dentro y fuera del país, las acciones del presidente son dignas de aplausos, leamos este tuit.

El hilo en twitter sigue, todos los días llena de gran emotividad el tema del régimen de excepción, de cientos de detenidos se pasan a miles, y las primeras audiencias dan los resultados que el grupo gobernante esperaba, leemos esto.

La cifra sube, y eso en marketing político es importante, es fundamental saber que conocer las emociones de la población ayuda en mantener el liderazgo, puntualizando que la población pobre, sí necesita liberarse de las pandillas, de las rentas, reclutamiento, del control que ejercen las pandillas en los cantones y colonias populares, por lo tanto, un buen publicista y empresario como el presidente, sabe eso, y aplica bien los algoritmos en las redes sociales, leemos lo que la gente quiere saber.

Llegamos, si logran observar en este hilo cronológico, avanzamos en el tiempo, tomando del perfil oficial del presidente del país los datos e imágenes que son públicas, se cerró un mes del régimen de excepción y leemos estos resultados.

Con la siguiente imagen, el presidente siguen en la lógica de controlar todo, e interceptan un cargamento de droga con ciudadanos mexicanos, y bien sabemos el gran poder político, militar y económico de los carteles de Mexico y sus vínculos con las pandillas salvadoreñas, el plan sigue, y leemos esto en su cuenta oficial.

Al cierre de esta nota, el presidente publicaba la cifra del día, recordemos que él mencionó y afirmó que eran 70 mil pandilleros, si captura 40 mil o 60 mil, siempre tendrá un margen de error, porque si en su lógica de número dejara fuera unos 100 pandilleros, estos van a continuar con las extorsiones, secuestros y reclutamiento forzoso.

Ya vimos en imágenes y escritura del presidente del país, que todo eso se convierte en información oficial, si apelamos a la honestidad, no tenemos porqué dudar que las cosas son así, y sin prejuicios ni conjeturas, tenemos que decir, que el fenómeno de las pandillas no se resuelve con meter a la carcel a 70 mil personas, cuyo margen de error según el presidnete es del 1%; ese porcentaje no es poco, ni de verlo sin importancia, en primer lugar el Estado debe asumirse una responsabilidad por las personas que tiene detenidas y que no son pandilleros o pandilleras.

Que saque de la circulación a todas y todos los pandilleros nos parece muy bien y urgente, pero toda persona con la cabeza en los hombros sabe, que si una persona es inocente y se comprueba que es inocente, el Estado tiene que pagar el daño moral y económico que ha generado.

La juventud que no son parte de las pandillas deben portar con sigo, en estas circunstancias especiales, los antecedentes penales, la solvencia de la pnc, una carta firmada por el pastor o sacerdote del pueblo, otra carta firmada por sus vecinos, para que tengan algo que presentar a la hora de ser detenidos, eso vale para ese 1% de la población que militares y agentes de la pnc están deteniendo, considerando que las y los abogados no puden defender a sus clientes sin que termine el régimen de excepción.

En otros términos, que metan presos a las y los pandilleros es algo normal en un Estado de derecho para salvaguardar la seguridad ciudadana, eso implica tener un plan previo para hacer nuevas cárceles, el mantenimientos de estas en cuanto al personal, alimentación, los juicios justos, las condenas adecuadas, los planes de inserción para las y los pandilleros rescatables.

Luego, evitar que la niñez entre a formar parte de las pandillas, que se suspenda la extorsión en todo el país, que la población manifieste masivamente que ya pueden circular con tranquiliadad en todo el país y principalmente en las colonias, barrios y cantones donde gobernaban las pandillas.

Que el ministerio de salud, educación, economía y gobernación apliquen planes de desarrollo social, cultural, económicos, educativos, recreativos, etc para que la niñez y la juventud no entren a las pandillas.

Al mismo tiempo, que las y los pandilleros deportados de otros paíeses no queden libres ni puedan reclutar a la juventud para sustituir las estructuras criminales.

En otro aspecto, esperamos, que surjan fuentes de trabajo con sueldos dignos en los barrios, colonias y cantones de extrema pobreza en los cuale las pandillas tenían control territorial.

Solo así, y teniendo en cuenta que el goberno actual administra el modelo neoliberal, solo superadando esas premisas, podremos decir que un tema de agenda nacional puede dar resuelto.

Como comunicadores alternativos, solo nos interesa la sustancia de la política, no el marketing electoral.

Como medio alternativo no esperamos transformaciones estructurales en El Salvador, pero si, por lo menos, la mordenización del Estado capitalista, un progreso general en la población, justicia social y alfabetismo político en la población dentro y fuera del país.

Queremos, eso sí, que luego del fin del régimen de excepción, el presidente se disculpe con la juventud y sus familias que han pagado un precio que no debían, los presos de estos momentos, que son inocentes, una disculpa pública sería una señal adecuada, y ojalá cubrir con los gastos legales de centenares de familias que están pagando para defender a sus seres queridos que no tienen nada que ver con las pandillas.

Jandres JS