octubre 7, 2022

El Emporio Digital

Creando Criterio

¿Guerra a las pandillas?

Werra en Alemán, war en inglés, bellum en latín y guerre en francés.

Las guerras se planifican, nada es producto de la improvisación, por lo menos, eso dice la teoría; en nuestro caso salvadoreño, entre las características de la actual guerra social que inició casi al mismo tiempo que terminó la guerra civil, conlleva una serie de aspectos, en primer lugar que no ha cesado y ha venido en aumento, en segundo lugar, que la guerra social es hija legítima de las desigualdades sociales y la profunda falta de interés de los grupos económicos domingantes y los grupos gobernantes en querer enfrentar con seriedad y sin usar la guerra social como instrumento electoral; esa falta real de interés por resolver el problema de raíz a conducido a la sociedad salvadoreña hacia un abismo, y los mismos comportamientos criminales de las pandillas en el interior del país, son identicamente iguales que aplican en el exterior, es el mismo patron de comportamiento.

Bueno, si las guerras se preparan, y para poder tener un éxito real y duradero en el tiempo, se puden combinar acciones, entre ellas, el choque frontal, la disuación, la prevención y el control «permanente» de los territorios, el infiltraje, el inventario de los integrantes de las pandillas, su nivel de fuego, su red de extorciones, ventas de drogas, amenazas, etc. y tener el conocimiento de la forma de estructuras, su cadena de mando, su base social, es decir, sus colaboradores y colaboradoras, el capital que tienen en efectivo y lo invertido en empresas para lavar ese dinero, el dinero que les transfieren desde el exterior, sus estructuras en el exterior, el mapeo permanente de los territorios que ellos gobiernan, la niñez y adolescencia involucrada, etc.

Si un gobierno quiere extirpar un cancer tan endémico como las pandillas, se tiene que tener un presupuesto militar, social, de salud, para la recreación, la guerra de propaganda, estructuras carcelarias listas para recibir a los 70 mil pandilleros que dice el gobierno que existen, la alimentación de esta población reclusa, el funcionamiento de los jusgados, la rotación del personal policial y militar para no estrezarlos demasiado y brindarles asistencia psicológica permanente, insentivos en educación, salud, pnc y ejército, plan de rescate de la niñez y adolescencia.

Si se encarcelan 70 mil pandilleros, se tiene que garantizar en serio «sí o sí» que las niñez y adolescencia no entrarán en las pandillas, que las y los pandilleros deportados de cualquier parte del mundo vayan directamente a las cárceles, hacer un serio exámen de las y los pandilleros que de verdad pueden ser rescatados e insertados en la vida no pandilleril, pero que no sea una falsedad como lo han hecho hasta la fecha, recordando los juramentos de los pandilleros que siempre, aún fuera de sus estructuras, siguen siendo pandilleros; reconosco que varios sí logran salirse de ese círculo vicioso, pero así como están las cosas, hoy como hoy, la mente de la mayoría de las y los pandilleros está arruinada, destruida, con graves problemas de psicosis, apetito de asesinar porque miles de ellos ya son asesinos en serie y sienten placer cuando asesinan o torturan.

El título de este análsis es para probocar: ¿Guerra a las pandillas?

En primer lugar está bien que arresten a todas y todos estos pandilleros, creo que nadie se opone a eso, pero no significa que dejemos de estudiar el caso, lo que observo, con la posibilidad de estar equivocado, esque la idea es arrestar a lo loco a miles de pandilleros y colaboradores, y eso lo está usando magnificamente el gobierno en su plan permanente de propaganda, y sabemos que el gobierno actual es maestro en propaganda, los arrestos de miles de pandilleras y pandilleros son reales, y eso está muy bien, pero…

El gobierno y las fuerzas permanentes del Estado (PNC, ejército, fiscalía, servicios de inteligencias, etc) saben como están etructuradas las pandillas, es decir, que exiten las ranflas nacionales, de zonas y locales, luego están las clicas, estas clicas tienen tres brazos, los gatilleros, los administradores de la clica osea los jefes, los que hacen las extorciones, los vigilantes, los colaboradores que retiran las extorciones, y las familias que encubren estas estructuras, porque las madres siempre tienen la tendencia en proteger a su hija o hijo aún sabiendo que son delincuentes.

La captura a lo loco de miles de pandilleros está bien, pero no desarticulan todas las clicas, por eso, es natural que si capturan a 10 gatilleros, esos son reemplazos en corto tiempo por otros, si capturan algunos jefes de clica, estos son sustituidos en corto plazo, si capturan a recolectores de las extorciones, estos son facilemente sustituidos por otros, que si capturan a 20 colaboradores, estos facilmente son sustituidos por otros 20 nuvos colaboradores, ese es el pundo débil de esta temporada de redadas.

Eliminar el problema de raíz implica hacer funcional todos los engranajes de la sociedad, del Estado, gobierno y la oligarquía salvadoreña; es decir, para que tenga éxito la modernización del capitalismo salvadoreño, que es el máximo objetivo del gobierno actual, eso tiene que pasar por la comprensión que para que la empresa privada gane más, tiene que involucrarse en invertir en lo social y crear empresas nuevas que den emplejos en condiciones dignas y sueldos según el costo de la vida, por su parte, el gobierno tiene que invertir en disminuir la burocracia, en crear infraestructuras para que las empresas privadas pueden desarrollar con facilidad su trabajo, y también, poner a la pnc y al ejército para que hagan dos trabajos, la represión de las pandillas y trabajo social, la pnc y el ejército tienen que convivir con la gente, de día y de noche por unos cinco años.

Es normal que en las colonias de la clase media y de los ricos no se vive la guerra social, es posible que los ricos y varios funcionarios actuales nunca hayan visto de persona un pandillero, esto es así, eso pasó en la guerra civil, varios ricos nunca vieron a los guerrilleros en traje de combate, porque siempre los de arriba están libres de peligros, pero la gran mayoría de la población salvadoreña dentro y fuera del país, en las zonas de influencia de las pandillas, son los que pagan las facturas de esa guerra invisible, pero que todos vemos.

Entonces, meterlos presos está muy bien, ¿y luego que sigue?

En mi forma de ver, y no es la verdad absoluta, pero creo que lo ideal sería barrer clica por clica, desde los gatilleros, informantes, vigilantes, recolectores de las extorciones, jefes de las clicas, jefes de las ranflas y al mismo tiempo, atender de inmediato a la niñez y juventud, eso se logra si la pnc y el ejército se quedan en el territorio por cinco años trabajando en lo social, haciendo deporte con la niñez y juventud, creando artes, estudiando, ofreciendo jornadas permanentes de asistencia médica gratis y de calidad, entregar medicinas, y la empresa privada crear fuentes de empleos en esas zonas pobres, descentralizar su comercio del gran San Salvador y mover las fuerzas de producción en el interior del territorio.

Lo ideal sería sustituir el modelo neoliberal por un modelo de desarrollo integral, pero dada la actual cabeza política que conduce el Estado, no podemos pedir mucho, si modernizan el capitalismo ya sería bastante para que se detenga la fábrica de hacer mareras y mareros, por eso creo que las redadas de esta fase carecen de una estrategia integral, ya pasaron basicamente tres años de gobierno y el repunte de los asesinatos del 26 de marzo demostraron que no todo era verdad del plan control territorial.

Uno de los problemas fundamentales es el modelo capitalista neoliberal que lo está solo administrando el gobierno, mientras ese modelo no se cambie, siempre naceran nuevas y nuevos pandilleros, podrá meter presos a 70 mil y crear dos, tres o cuatro penales nuevos, pero el germen seguirá produciendo crimen organizado.

Lo que pasó el fin de semana negro del 25, 26 y 27 de marzo en los asesinatos a mansalva de los pandilleros a población neutral, la causa que les motivó en hacer esa demostración de fuerza no la sabremos en lo inmdiato, pero indica que las clicas seguen activas, las extorciones las siguen cobrando y que solo evitaban la exhibición de cadáveres, en estos días el presidente vuelte a hacer propaganda que ya no hay asesinatos por las pandillas, pero como ya pasó una vez, no sabemos por cuanto tiempo se mantendrán tranqulos los pandilleros, es posible que por estar entrando en los meses preelectorales los pandilleros vuelvan a silenciar las armas para evitar un choque directo con el gobierno.

Aquí no se trata de acusar o no al gobierno que si tiene pactos con las pandillas, bien sabemos que siempre existen venas comunicantes entre los goberantes y las pandillas, porque tenemos que ser claros, las pandillas son una realidad social, e ignorarlos es peor, de forma institucional los pandilleros colaboradores con el gobierno, mantienen un hilo permanente de comunicación, mi tarea no es especular que tipo de acuerdos tienen o podrían tener; mi tarea es observar y estudiar si funciona el plan para erradicar a las pandillas de manera real y permanente.

No soy opositor al gobierno, no soy defensor del gobierno, soy un ciudadano que intenta analizar las cosas tal y como son, con errores por supuesto, pero intento pensar con mi cabeza y no hacer propaganda electoral, ni gubernamental.

Revisando en el tiempo de las publicaciones en twiteer de la pnc, se puede evidenciar que siempre publicaban detenciones de pandilleros, es decir, que las instituciones venían funcionando, que la inteligencia policial sabían cuantos pandilleros eran asesinos, donde vivían, la estructura de jefes, sabían quienes eran los que extorcionan, etc pero sin los instrumentos simplificados como hoy, no podía proceder, es verdad que en toda guerra hay efectos colaterales, y que la pnc y el ejército tendrían que evitar capturar a gente horrada confundida por pandilleros, y el Estado o el gobierno tendría que pagar los daños morales y materiales de las personas capturadas que no son delincuentes, porque también no es correcto que la pnc y el ejército rompan las puertas de las casas, destruyan los electrodomesticos y humillen a las personas con las capturas equivocadas, cada ser humano tiene dignidad que defender, el gobierno tendría que pedir disculpas por los errores y reparar los daños causados.

En el caso de las pandillas, es correcto que la pnc y fiscalía tenga un listado de las personas que son extersionadas, y la incautación de las cuentas de banco, dinero en efectivo, remesas o bienes materiales requisados a las estructuras criminales, todo eso, sea para devolverle a la gente honrrada lo que las pandillas les han quitado y el excedente tiene que ser parte del ingreso a las arcas del Estado para dar insentivos económicos a la pnc y al ejército.

Por último, espero que que el Estado funcione, que se sigan deteniendo las y los pandilleros, que el sistema de justicia funcione rápido y se peine cantón por tantón, colonia pobre por colonia pobre, caserillos, residenciales y barrios bajo control de las pandillas.

Observo a pandilleras de más de 40 años y al igual hombres pandilleros viejos, y por supuesto jóvenes, pero eso indica que son cuatro generaciones de salvadoreñas y salvadoreños involucrados en las pandillas, y lo dramático esque la niñez que nace y crece en zonas controladas por las pandillas son desde temprana edad, desde cinco años en adelante, colaboradores de las pandillas, a los 10 años esa niñez ya sabe moverse y pensar como pandillero, y las niñas son presa fácil de la explotación sexual, esclavituda y colaboradoras obligadas de las pandillas; eso es lo que más me preocupa, que esas nuevas generaciones sean la continuidad más violentea que las otras generaciones de pandillas, es lamentable que adolescentes ya sean asesinos en serie con una mente destruida y trauma incurables en muchos casos.

Seguiré estudiando el tema porque es algo principal en El Salvador, y tenemos que intentar cruzar el filtro de la propagana de las oposiciones sin fundamento y sin moral y cruzar el filtro del gobierno que hacen ver que todo está bien, en ambos casos hay exacerbación de la información y grandes dosis de desinformación, no se trata de acusar a unos ni a otros, es buscar la verdad, por dulce o amarga que sea.

La guerra a las pandillas tiene que tener un final, y solo podemos aceptar la victoria, eso implica, que la guerra es a largo término, el siguiente grupo gobernante, la siguiente asamblea legislativa, los próximos fiscales, los jueces, etc tienen que seguir la guerra por lo menos por 20 años, ese tendría que ser el plan, pero un plan que incluya ganar la guerra social y desarrollar el país en todo el territorio, no solo en el area metropolita.

A la par de la guerra a las pandillas tendría que existir una guerra a la pobraza también, la pobraza estructural.

Continuará…

Jandres JS

Escritor y poeta salvadoreño residente en Italia.